Ir al contenido

¿Por qué mi pollo está gomoso? 4 razones principales + soluciones

¿Por qué mi pollo está gomoso? 4 Razones principales + Soluciones

Sharing is caring!

Has consultado con tu madre y has seguido la receta, pero el resultado final ha sido un pollo gomoso. Entonces te preguntas: ¿Por qué mi pollo está gomoso? ¿Qué estoy haciendo mal?

En realidad, podría estar haciendo algo mal, como cocerlo demasiado o poco o utilizar métodos de cocción equivocados. También hay un factor externo, la carne de pollo de baja calidad y las condiciones de cría, que pueden hacer que el pollo esté gomoso.

No te preocupes. El pollo gomoso no es el fin del mundo porque siempre se puede arreglar. Y lo que es más importante, puedes aprender a prevenir el pollo gomoso en el futuro, lo cual es muy recomendable.

¿Y adivina qué? A continuación te lo contamos todo. 

4 razones principales por las que el pollo está pastoso

pechuga de pollo con brócoli

Desde el exceso de cocción hasta la baja calidad del pollo, éstas son las principales razones por las que tu pollo está gomoso: 

1. Pollo demasiado cocido

No sé vosotros, pero yo tengo la manía de hacer varias cosas a la vez cuando cocino, y casi siempre acabo con el pollo demasiado hecho. 

¿Qué significa esto? Si cocina demasiado el pollo, utilizará su humedad y se volverá gomoso. Para evitar que se cocine demasiado, siempre debes comprobar la temperatura interna del pollo o dejar de hacer varias cosas a la vez (probablemente ambas cosas). 

2. Pollo poco hecho

Luego tenemos el pollo poco hecho, que es un problema aún más grave que estar gomoso. ¿Por qué? 

Porque el pollo poco cocinado es potencialmente inseguro para el consumo. Así que, definitivamente, deberías arreglarlo antes de comerlo (ver más abajo cómo). 

3. Métodos de cocción

Si cocina el pollo con calor seco, lo más probable es que quede gomoso. Por eso es importante cocinar el pollo con humedad y/o marinarlo antes de cocinarlo. 

También se recomiendan métodos de cocción al vapor, estofado o cocción lenta (más información a continuación).  

4. Baja calidad de los pollos y condiciones de cría

El pollo ecológico y criado lentamente se considera el de mejor calidad. Al contrario, tenemos pollo con rayas blancas y pechugas de pollo leñosas que, por desgracia, no se pueden arreglar. 

Como su nombre indica, pollo a rayas blancas tiene rayas blancas de grasa a lo largo de las fibras musculares que se pueden encontrar en los muslos de pollo, las pechugas de pollo y otras piezas más tiernas de pollo.

Pechugas de pollo a la leña significa que las fibras musculares de las pechugas de pollo están anudadas, lo que las hace gomosas y gomosas cuando se cocinan. 

Entonces, ¿a quién debemos culpar de estos dos fenómenos?

Los científicos creen que el culpable es el mayor ritmo de crecimiento de los pollos, pero este es un tema para otro día (léase: otro artículo). 

Espera, ¿se puede comer pollo rebozado?

jugosa pechuga de pollo a las hierbas

Por lo general, el pollo demasiado hecho se puede comer, pero ten en cuenta que no estará tan delicioso como el pollo perfectamente cocinado. 

El pollo crudo o poco cocinado no es seguro para comer porque esto puede potencialmente resultar en envenenamiento de la salud que es algo que debe evitar a toda costa. 

Una de las formas más seguras de saber cuándo el pollo está cocinado y es seguro comerlo es utilizando un termómetro para carne. Lo único que tienes que hacer es introducir el termómetro de alimentos en la parte más gruesa del pollo. 

Según el USDATodas las aves de corral deben alcanzar una temperatura interna mínima de 73,9 °C (165 °F) medida con un termómetro para alimentos".

Sí, se puede arreglar el pollo gomoso.

Generalmente, el pollo se vuelve gomoso porque pierde toda su humedad y grasa durante el proceso de cocción (especialmente si lo cocinas demasiado). Aquí tienes mis dos formas favoritas de arreglar la "situación gomosa":

- Desmenuzar el pollo y añadirle un poco de líquido y grasa como aceite de oliva mezclado con agua. 

- Cubra el pollo con una salsa según sus preferencias. 

El líquido y la grasa adicionales harán que el pollo quede más tierno y jugoso. En otras palabras, arreglará la "situación gomosa". 

También puede aprender a prevenir el pollo gomoso 

pechuga de pollo al horno

Después de unos cuantos fracasos, por fin he aprendido los mejores métodos para mantener el pollo húmedo y tierno al hornearlo. He aquí cómo evitar con éxito comer pollo gomoso:

- Hornee el pollo a 350°F: Hornear a una temperatura más baja durante más tiempo disminuye el riesgo de que se seque. Hornear pechugas de pollo finas a esta temperatura garantizará que se mantenga húmedo.

- Marinar el pollo durante unas horas: Marinar el pollo en una bolsa Ziploc durante al menos 2-3 horas antes de hornearlo. Una vez que absorba el adobo, el pollo quedará jugoso después de hornearlo. Consejo profesional: También puede marinar el pollo toda la noche.

- Cocer el pollo con humedad: Calor seco = pollo gomoso.

- Utiliza aceite de oliva: El aceite de oliva mantiene el pollo jugoso y además le añade sabor. 

- Elija los métodos de cocción adecuados: Los mejores métodos de cocción para el pollo son al vapor, a fuego lento, guisado, hervido, a fuego lento, estofado o sous vide. 

- Si es posible, compre pollo ecológico de alta calidad. 

- Alerta de rayas blancas: Evite las pechugas de pollo que tengan rayas blancas a lo largo de las fibras musculares.

- Utiliza papel de aluminio: Si cubres el pollo con papel de aluminio mientras lo horneas, ayudarás a mantener los jugos en el interior. Como resultado, se obtiene una textura jugosa y tierna del pollo. Consejo profesional: Puedes utilizar papel de aluminio en una freidora de aire también. 

- Remojar el pollo en leche: Remojar el pollo en leche durante al menos 4 horas (o toda la noche) y colocarlo en el frigorífico ayuda a que el pollo conserve su jugosidad y ternura. ¿Cómo? Gracias al ácido láctico que descompone las fibras musculares de la carne.

- Hilvanado: Este es uno de mis métodos favoritos para conservar la jugosidad. El método de hilvanado consiste en verter el aceite o la mantequilla sobre el pollo varias veces mientras se hornea.

- Poner el pollo a temperatura ambiente antes de cocinarlo: Así se evita una cocción desigual.

- Cocer a la temperatura interna adecuada: La temperatura interna mínima para todas las aves de corral es de 165 °F (73,9 °C) medida con un termómetro para alimentos.

- No te saltes el periodo de descanso: Deje reposar la carne entre 10 y 15 minutos antes de cortarla y comerla. Así conseguirá una textura más tierna.

Receta de jugosas pechugas de pollo al horno

Receta de jugosas pechugas de pollo al horno

Receta de jugosas pechugas de pollo al horno

Yield: 4
Prep Time: 5 minutes
Cook Time: 35 minutes
Total Time: 40 minutes

Si buscas ingredientes sencillos y un sabor excepcional del pollo, estoy segura de que ésta será una de tus recetas favoritas.

Ingredients

  • 1 cucharadita de sal kosher
  • 1 cucharada de aceite de oliva virgen extra
  • 1 cucharadita de romero seco
  • ½ cucharadita de pimienta negra molida
  • 4 pechugas de pollo (sin piel ni espinas)
  • 1 cucharadita de pimentón o chile picante en polvo

Instructions

    Primer paso: Precalentar el horno a 177˚C (350°F). Mientras tanto, unta las pechugas de pollo con aceite de oliva, sal, romero, pimienta negra y pimentón o chile picante en polvo. También puede utilizar la misma mezcla de condimentos para marinar las pechugas de pollo en una bolsa Ziploc y dejarla en la nevera durante 2-3 horas antes de hornear.

    Segundo paso: Coloque las pechugas de pollo en una bandeja de horno engrasada y hornéelas de 30 a 35 minutos. Recordatorio: Las pechugas de pollo deben alcanzar una temperatura interna de 165 °F (73,9 °C).

    Paso 3: Una vez horneadas, deje reposar las pechugas de pollo durante unos minutos. De este modo conseguirá una textura más tierna.

    Paso 4: No olvides compartir esta receta con tus seres queridos. ¡Buen provecho!

    Ir a la receta