Ir al contenido

¿Se pueden congelar las ostras? 4 pasos clave para hacerlo correctamente

¿Se pueden congelar las ostras? 4 pasos clave para hacerlo correctamente

Sharing is caring!

Seguro que la mayoría de ustedes ha oído hablar de este manjar marino llamado ostras. Es uno de los mariscos más apreciados que se pueden encontrar en la pescadería.

También es uno de los platos más respetados en los restaurantes y, por tanto, uno de los más caros, pero también muy saludable. En los meses de invierno se puede comprar en la pescadería por un precio algo más bajo.

La mayoría de la gente lo hace, pero, al mismo tiempo, muchos no saben cómo manejar este delicado marisco.

Muchos de ustedes pueden pensar en congelar algún otro alimento como congelación del pollo o congelar otro tipo de marisco, como almejas, por ejemplo, y puede surgir una pregunta legítima: "¿Se pueden congelar también las ostras?".

Y la respuesta es positiva. Pero tampoco es tan sencillo como parece. Hay algunos factores que hay que tener en cuenta a la hora de almacenar ostras de esta manera, y yo estoy aquí para revelártelos y explicarte cómo puedes llevar a cabo el proceso correctamente.

¿Cómo congelar ostras correctamente?

Ostra sobre hielo

La única forma correcta de congelar ostras es congelarlas vivas y ese es un dato muy importante que todos tenéis que saber.

Así pues, hay una pregunta muy lógica tras el descubrimiento de esta información y es "¿cómo se puede saber que una ostra está viva?". Así que, cuando compraste tus ostras frescas en la pescadería y las llevaste a casa, tu siguiente tarea es asegurarte de que están vivas.

Puedes hacerlo comprobando que cada ostra está bien cerrada. También puedes dar un golpecito a cada una de ellas y ver si reaccionan cerrándose. Si se cierra, entonces la ostra está viva y esa ostra viva puede proceder al proceso de congelación libremente.

Si no es así, debe tirarla a la basura porque tiene una ostra muerta que no es segura para el consumo y que puede provocar una intoxicación alimentaria.

Tengo que insistir en que hay dos formas principales de congelar las ostras. La primera forma es congelarlas frescas en la concha de la ostra y la segunda forma es congelar las ostras descascarilladas.

A continuación, explicaré ambos tipos de procesos de congelación en unos sencillos pasos, es decir, responderé a la pregunta de cómo se pueden congelar ostras correctamente. Así que, quédate conmigo.

¿Cómo congelar ostras frescas en su concha?

Ostras en el mostrador en cajas de madera

Congelar las ostras con concha es una de las formas más comunes de conservar este tipo de marisco. Si te sobra espacio en el congelador y quieres alargar la vida útil del marisco, éste es el método ideal para ti.

He aquí los pasos para congelar ostras con concha:

PASO 1: Primero tienes que asegurarte de que cada una de tus ostras crudas está viva. Para ello, selecciónelas y golpéelas para ver si se cierran después de haberlas golpeado. Si lo hacen, entonces pueden continuar en el proceso de congelación.

Y los que no, habrá que tirarlos a la basura.

PASO 2: Después de haber completado, en mi opinión, la tarea más importante de separar las vivas de las muertas, la siguiente tarea es limpiarlas adecuadamente. Para ello, lava y restriega suavemente las conchas en agua fría.

Este paso es importante porque la textura de las ostras se conservará mejor si las limpia antes de congelarlas que después de descongelarlas.

PASO 3: Lo primero que hay que hacer en este tercer paso es secar ligeramente las conchas. A continuación, mételas en una bolsa de congelación con cierre.

Debe tener cuidado de que salga todo el aire restante de la bolsa. Una vez que lo hayas hecho correctamente, puedes cerrar la bolsa libremente.

PASO 4: El cuarto paso, el último, es congelar finalmente las ostras, es decir, toda la bolsa ziplock para congelador debidamente cerrada con las ostras vivas dentro. Pero, antes de hacerlo, también tienes que poner una etiqueta en esa bolsa, para saber cuándo has metido las ostras en el congelador.

Ahora ya sabes cómo congelar ostras con concha.

¿Cómo congelar correctamente las ostras descascarilladas?

Una docena de ostras crudas con un cuchillo de pelar

También está la cuestión de cómo congelar las ostras después de haberlas descascarillado con el cuchillo para ostras. Así pues, congelar las ostras descascarilladas es un proceso similar al anterior, pero hay algunas diferencias que reconocerá fácilmente en los pasos que se indican a continuación.

Así pues, he aquí los 4 pasos para el proceso de congelación de las ostras descascarilladas:

PASO 1: El primer paso de este proceso de congelación es prácticamente el mismo que el proceso de congelación de ostras frescas con concha. Hay que clasificar las ostras para asegurarse de que no hay ninguna muerta.

El método para comprobarlo también es el mismo que el anterior. Hay que golpear cada concha y asegurarse de que todas las ostras están cerradas. Las que no lo estén deben llevarse a la basura.

PASO 2: Este paso es un poco diferente del segundo paso del proceso de congelación de ostras frescas con concha. Aquí, hay que desgranar las ostras en un colador (y guardar el licor) y retirar todos los trozos de concha o arena.

PASO 3: Una vez que hayas terminado con el proceso de limpieza y hayas guardado el licor de las ostras, tendrás que envasarlas adecuadamente para congelarlas.

Para ello, introdúzcalos en bolsas de congelación herméticas y resistentes a la humedad (debido a las quemaduras por congelación) o en recipientes aptos para el congelador.

Después, cubrirá esas ostras con el licor de ostras guardado.

Lo esencial es dejar algo de espacio libre en el recipiente de la bolsa de congelación para que el licor de ostras se expanda durante el tiempo de congelación. A continuación, aspira el aire restante de la bolsa de congelación, si utilizas una, y ciérrala correctamente.

PASO 4: La última tarea consiste en etiquetar la bolsa o el recipiente y, por último, guardarlo en el congelador.

¿Cómo descongelar ostras congeladas?

mejillones frescos pelados y congelados

Además de la cuestión de cómo congelar las ostras, también está la cuestión lógica de cómo descongelar esas ostras congeladas.

A diferencia de la descongelación de algunos otros tipos de alimentos, como quizás descongelar pollono tienes muchos opciones de descongelación cuando se trata de ostras congeladas.

Descongelar las ostras a temperatura ambiente, por ejemplo, sería un desastre porque provocaría la rápida proliferación de bacterias nocivas.

Y eso, por supuesto, te traería alguna intoxicación alimentaria y alguna enfermedad desagradable. Y eso es definitivamente algo que quieres evitar. Entonces, ¿qué tienes que hacer? Pues bien, la respuesta está en un pequeño electrodoméstico de cocina menos frío. Y probablemente sepas que me refiero al frigorífico.

Así que, después de sacar las ostras del congelador, hay que meterlas en el frigorífico y lo mejor es que permanezcan allí unas 24 horas.

Cuando expira ese plazo de 24 horas, es esencial cocinarlas inmediatamente para evitar cualquier riesgo en términos de seguridad alimentaria. Aunque las ostras se consideran marisco, puede recalentarlas de la misma manera que lo haría recalentar pescado.

¿Cómo consumir ostras?

chica joven con ostras en las manos

Hay muchas formas de consumir ostras y muchas recetas con ostras. Se pueden comer crudas o cocidas. Se pueden consumir con media concha, ahumados, al horno, fritos, guisados, al vapor, en escabeche o en conserva. También se pueden maridar con muchas bebidas alcohólicas.

Tengo que insistir en que lo mejor es consumirlos inmediatamente después de haberlos comprado en la pescadería, es decir, consumirlos frescos.

La razón es que las ostras, en el proceso de congelación, pierden parte de su gordura y eso se traduce en un cambio de textura, que se vuelve más blanda. Y eso también puede dar lugar a un fuerte olor a pescado.

Pero no pierden su sabor y, debido a su textura más blanda, las ostras congeladas, descongeladas y luego cocidas resultan ideales para algunos platos como sopas, potajes, guisos y estofados.

Así que, teniendo esto en cuenta, no es mala idea congelar tus ostras si quieres preparar alguno de los platos mencionados.

Pero, si quieres comerlos crudos, no es buena idea congelarlos porque pierden su textura y además pueden tener un fuerte aroma a pescado.

Preguntas frecuentes

¿Cuánto tiempo se pueden congelar las ostras frescas?

Las ostras frescas se pueden congelar hasta 12 meses. Este límite máximo de 12 meses no significa exactamente que pasado ese tiempo las ostras se echen a perder, es decir, se estropeen.

Más que eso, puedes considerar que 12 meses es el mejor tiempo en el que puedes utilizar tus ostras congeladas porque, pasados esos 12 meses, su calidad se va a deteriorar.

Esto significa que las ostras no pueden estropearse en el congelador en ningún momento, pero cuanto más tiempo se conserven en él, menor calidad tendrán, es decir, su textura será peor.

¿Congela ostras para comerlas más tarde?

Ostras en plato con hielo

Sí, por supuesto, se congelan las ostras para consumirlas más tarde. Lo que pasa es que, después de descongelarlas en la nevera, no es recomendable comerlas crudas porque su textura es mucho más blanda y porque cogen ese aroma a pescado.

Pero, sin duda, puede utilizarlos para preparar algunos tipos populares de platos que incluyen sopas, guisos y estofados. Cuando los descongeles, debes cocinarlos inmediatamente porque pueden proliferar bacterias nocivas. Y, después de eso, puede preparar libremente su plato de marisco favorito.

Para terminar con

No hay mucho más que añadir. Ya se ha dicho todo en este artículo sobre la cuestión de cómo congelar ostras correctamente. He incluido cuatro sencillos pasos que todos podéis entender para congelar correctamente vuestras ostras, ya sean las que están en la concha o las que están descascarilladas.

También incluí la mejor manera de descongelar esas ostras congeladas y la mejor manera de utilizarlas después del proceso de descongelación.

Y, estoy seguro de que, después de leer este artículo, no tendrás ningún problema para completar con éxito tu propio proceso de congelación y descongelación y disfrutar de tu delicioso plato de ostras.