Ir al contenido

¿Cuánto duran los tomates cherry? (Trucos y consejos de conservación)

¿Cuánto duran los tomates cherry? (Consejos y trucos de conservación)

Sharing is caring!

¿Cuánto duran los tomates cherry? La respuesta a esta pregunta depende principalmente de las condiciones de almacenamiento.

Conservados a temperatura ambiente, los tomates cherry durarán hasta 1 semana; en el frigorífico, 2 semanas; y congelados, su vida útil será de unos 6-8 meses. 

Sin embargo, hay mucho más que decir sobre la longevidad de los tomates cherry, ya que existen otros factores menores que también pueden influir en su vida útil, así como los mejores métodos de manipulación que pueden ayudarle a conservarlos durante más tiempo. 

Si te interesa convertirte en un experto en conservación de tomates cherry y quieres aprender a seleccionar, conservar y saborear estos pequeños y sabrosos tesoros, mi consejo es que leas este artículo y aprendas de él. 

tomates cherry mesa

Tomates cherry conservados a temperatura ambiente

Probablemente, el mejor método para conservar sus tomates cherry es guardarlos a temperatura ambiente. Al igual que pepinospuede durar hasta 1 semana cuando se almacena correctamente.

Esto es especialmente cierto en el caso de los tomates inmaduros porque, en este plazo, tendrán tiempo de madurar y estar listos para el consumo. Por supuesto, es necesario saber cómo almacenarlos adecuadamente, por lo que a continuación se presentan las pautas correctas. 

Guía de almacenamiento

Para aprovechar al máximo este método de almacenamiento, siga estos consejos: 

1. Ventilación y temperatura: Cuando almacene sus tomates cherry a temperatura ambiente, es esencial que los coloque en un lugar bien ventilado, lejos de la luz solar directa, fuentes de calor o humedad. 

La temperatura ideal debe rondar los 20-22°C (68-72°F) para un almacenamiento óptimo. Es importante tener esto en cuenta porque el calor o el frío elevados pueden afectar al proceso de maduración de los tomates y estropearlos antes de tiempo. 

2. Dejando los tallos unidos: Si los tomates cherry aún tienen los tallos, déjalos durante el almacenamiento. Los tallos ayudan a ralentizar el proceso de maduración y evitan la pérdida de humedad, manteniendo los tomates frescos durante más tiempo. 

3. Configuración correcta del almacenamiento: La mejor manera de prepararlos para el almacenamiento es disponer los tomates cherry en una sola capa en un cuenco poco profundo, una bandeja o un plato. Esto evitará que se magullen y permitirá la circulación uniforme del aire alrededor de sus pequeñas frutas. 

También tengo que insistir en que, si es posible, siempre es mejor utilizar un recipiente con rebordes o un diseño elevado para elevar los tomates y reducir el contacto con la humedad. 

4. No los laves: Esto no significa que no debas lavarlos en ningún momento, pero lavar los tomates cherry antes de guardarlos puede ser perjudicial para ellos. 

En concreto, puede aparecer un exceso de humedad que favorezca la aparición de moho y su deterioro. Por eso, en lugar de lavarlos antes de guardarlos, lávelos justo antes de utilizarlos en su plato. 

Tomates cherry en la nevera

tomates cherry almacenados en el frigorífico

Guardar los tomates cherry en la nevera no es el método de conservación ideal porque la temperatura del frigorífico puede afectar a su sabor y textura, haciéndolos menos jugosos y algo harinosos. 

Si no me crees, entonces deberías creer a Martha Stewart. Ella dice que no se deben refrigerar los tomates por la siguiente razón: "Los tomates contienen una enzima que reacciona a las bajas temperaturas, provocando la ruptura de las membranas celulares y dejándote con una pieza de fruta blanda y harinosa".

Sin embargo, si desea conservar sus tomates cherry durante más tiempo, o si se trata de tomates cherry maduros que no pueden permanecer a temperatura ambiente durante demasiado tiempo, puede optar por este método. 

Si los refrigeras adecuadamente, los tomates cherry se conservan bien en la nevera hasta 2 semanas. 

Guía de almacenamiento

Siga estos pasos para conseguir los tomates cherry perfectos en su frigorífico:

1. Es esencial que el recipiente sea transpirable: Cuando los refrigere, coloque siempre los tomates cherry en una bolsa de plástico o papel con unos pequeños agujeros para que circule el aire.

Esto permitirá que los tomates respiren y, al mismo tiempo, mantendrá el nivel adecuado de humedad en el interior de la bolsa. 

Además, evite utilizar recipientes herméticos, ya que pueden atrapar la humedad y favorecer la aparición de moho. 

2. Evitar el lavado antes de la refrigeración: Al igual que ocurre con la conservación a temperatura ambiente, no es recomendable lavar los tomates cherry antes de meterlos en el frigorífico. 

El exceso de humedad también puede favorecer la aparición de moho y bacterias a temperaturas más bajas. En su lugar, lávelos antes de utilizarlos. 

3. No llenes demasiado la bolsa: Cuando coloque los tomates cherry en la bolsa, evite hacinarlos. 

Déjales espacio suficiente para que circule bien el aire, ya que si los envasas en exceso pueden producirse magulladuras, lo que a su vez puede hacer que los tomates se estropeen más rápidamente. 

4. Guárdalos en el cajón de los alimentos crujientes: El cajón de verduras es la parte del frigorífico que se encuentra en la parte inferior y está diseñado para mantener una temperatura ligeramente más estable en comparación con el resto del frigorífico, lo que lo convierte en el lugar ideal para conservar los tomates cherry. 

Además, el cajón también ayuda a regular los niveles de humedad, lo que prolonga aún más la frescura de los tomates. 

5. Compruebe periódicamente si se ha echado a perder: Como los tomates cherry no se almacenan en un lugar donde se puedan ver todo el tiempo, es esencial inspeccionarlos regularmente para detectar cualquier signo de deterioro, como moho, manchas blandas o mal olor. 

Tomates cereza congelados

tomates cherry congelados

Si quieres conservar tus tomates cherry durante mucho tiempo, siempre puedes congelarlos. Se conservan hasta 6-8 meses si el proceso se realiza correctamente. 

Sin embargo, debe tener en cuenta que la congelación tiende a alterar su textura, haciéndolos más blandos y pastosos una vez descongelados. Por lo tanto, es mejor optar por este método si piensa utilizar tomates cherry para platos cocinados, como salsas, guisos y estofados. 

Guía de almacenamiento

Esto es lo que tienes que hacer: 

1. Prepárelos correctamente: A diferencia de los dos métodos anteriores, antes de congelarlos es aconsejable lavar los tomates cherry, pero también hay que secarlos bien después, es decir, asegurarse de que no queda humedad residual en la superficie. 

Además, si ves algún tomate demasiado maduro o dañado, retíralo inmediatamente porque será más difícil detectarlo después del proceso. 

2. Utiliza la bandeja para hornear para colocarlos: Después de prepararlos correctamente, forra una bandeja para hornear con papel pergamino y coloca los tomates cherry en una sola capa, asegurándote de que no se tocan entre sí. 

El papel pergamino evita que los tomates se peguen a la bandeja del horno y facilita su posterior traslado. 

3. Congela tus tomates cherry: Antes de congelarlos a largo plazo, hay que precongelar los tomates cherry para que estén sólidos. 

Para ello, coloque una bandeja de horno con tomates cherry dispuestos en el congelador, manteniéndola nivelada para evitar que los tomates rueden. Congélelos hasta que se solidifiquen, lo que tardará entre 1 y 2 horas. 

4. Pasar a un recipiente apto para el congelador: Cuando los tomates cherry estén bien congelados, retírelos de la bandeja y páselos a una bolsa de plástico con cierre o a un recipiente hermético. 

Etiqueta el recipiente o la bolsa con la fecha exacta de congelación para ayudarte a controlar su caducidad. 

5. Guardar en el congelador: Por último, puede volver a colocar el recipiente de tomates cherry congelados en el congelador, asegurándose de que esté bien cerrado. 

Tomates cherry cocidos

tomates cherry cocidos

No ocurre lo mismo con los tomates cherry cocidos, ya que su vida útil tiende a ser más corta que la de sus homólogos crudos. 

Así pues, para evitar cualquier error al tratar con tomates cherry cocidos, a continuación se explican las directrices sobre su caducidad y conservación. 

- No los dejes a temperatura ambiente: Aunque los tomates frescos enteros pueden conservarse a temperatura ambiente y mantenerse en buen estado durante bastante tiempo, no se recomienda hacerlo con los cocidos, ya que el riesgo de que se estropeen es mucho mayor. 

- Enfríalos primero: La temperatura ambiente no es una opción, pero el frigorífico y el congelador sí lo son. Sin embargo, antes de guardarlos, hay que enfriarlos a temperatura ambiente. 

Sin embargo, no los dejes fuera más de dos horas, ya que las bacterias nocivas pueden crecer rápidamente a temperatura ambiente. 

- Utilice un recipiente hermético: Una vez enfriados a temperatura ambiente, debe transferir los tomates cherry cocidos a un recipiente hermético o a una bolsa de plástico con cierre para mantener su frescura y evitar que se contaminen con otros alimentos. 

- Refrigeración: Guarde el recipiente hermético de tomates cherry cocidos en el frigorífico, donde pueden durar hasta 3-4 días. Asegúrate de etiquetar el recipiente con la fecha para controlar su frescura.

- Congelación: Si no te conformas con conservar tus tomates cherry cocidos sólo unos días, siempre puedes congelarlos. 

Todo lo que tiene que hacer es transferir ese recipiente hermético o bolsa de plástico resellable con tomates cherry cocidos al congelador y se mantendrán en buen estado hasta 3-4 meses sin cambios significativos en el sabor y la textura. 

¿Y los tomates cherry troceados?

tomates cherry picados

Los tomates cherry troceados tienden a tener una vida útil más corta que los enteros debido a que su carne queda expuesta, lo que puede oxidarse y estropearse mucho más rápido. 

Si quieres saber cómo conservar los tomates cherry troceados y cuánto tiempo te durarán, consulta las siguientes indicaciones. 

- Refrigerar inmediatamente: Cuando trocee sus tomates cherry, es esencial que los refrigere porque se oxidan rápidamente a temperatura ambiente debido a que su carne está expuesta. 

Para refrigerarlos correctamente, hay que pasar los tomates cherry troceados a un recipiente hermético o cubrirlos con film transparente y colocarlos en el frigorífico, idealmente en el cajón de los alimentos crujientes, donde la temperatura y la humedad son más estables. 

- Conservación en frigorífico: Si se conservan correctamente en el frigorífico, los tomates cherry troceados pueden durar unos 2-3 días. 

Es importante comprobarlos con regularidad para asegurarse de que no presentan signos de deterioro. 

- Congelar tomates cherry troceados: A la hora de congelar tomates cherry troceados, este puede ser un buen método si quieres conservarlos durante más tiempo y utilizarlos en algún tipo de plato cocinado, ya que su textura no será la misma. 

La pauta de conservación es similar a la de los tomates cherry enteros. Basta con extenderlos en una sola capa sobre una bandeja de horno forrada con papel pergamino, congelarlos hasta que se solidifiquen y, a continuación, transferirlos a un recipiente apto para el congelador o a una bolsa de plástico resellable. 

Al igual que los enteros, los tomates cherry troceados aguantan en el congelador hasta 6-8 meses.

Consejos importantes para seleccionar y conservar los tomates cherry

tomates cherry frescos

Ahora ya sabe cómo conservar sus tomates cherry de la forma correcta y cuánto tiempo se conservarán bien en función del método de conservación. Pero, ¿hay algo más que pueda hacer? Por supuesto que sí. 

Elegir los adecuados y conocer algunos consejos y trucos para su manejo es todo lo que hay que hacer.  

Elegir los mejores tomates cherry

Aquí tienes algunos consejos importantes que debes saber: 

- Color: A la hora de elegir los mejores tomates cherry, es importante buscar los que tengan un color vibrante y uniforme, lo que indica madurez y buena calidad. 

Evite las que tengan un color irregular o manchas verdes visibles, ya que podrían no estar completamente maduras o sabrosas. 

- Firmeza: El tomate cherry ideal debe estar firme pero ceder ligeramente a la presión, lo que indica que está maduro sin estarlo en exceso. 

Evite siempre los tomates demasiado blandos, ya que podrían estar pasados, o demasiado duros, ya que podrían no haber desarrollado aún todo su sabor. 

- Estado de la piel: Elija siempre tomates de piel lisa y sin manchas para obtener los mejores resultados y la mayor duración. 

Evite los que presenten cualquier signo de piel arrugada, agrietada o dañada, ya que pueden indicar mala calidad o una vida útil más corta. 

- Aroma: Huela los tomates cherry cerca del extremo del tallo. Un tomate maduro y sabroso debe tener un aroma agradable, ligeramente dulce y terroso. Si los tomates carecen de aroma, es posible que no estén suficientemente maduros o sabrosos.

- Comprueba si hay moho: Inspecciona los tomates cherry para detectar cualquier signo visible de moho o podredumbre, como manchas oscuras, pelusilla o mal olor. Si observa alguno de estos signos, evítelos, ya que podrían estropearse rápidamente o afectar a la calidad de los frutos restantes. 

- Evite los hematomas: Elija tomates cherry sin magulladuras ni abolladuras, ya que estas imperfecciones pueden acelerar su deterioro y reducir su vida útil. Manipule los tomates con cuidado para evitar cualquier daño durante la selección y el transporte.

Algunos consejos más para mantener su frescura

Aunque a lo largo de este artículo ya has podido ver algunos consejos para conservar y manipular con éxito los tomates cherry, hay algunas cosas más que puedes hacer para mantener su frescura durante más tiempo. 

- Guarde los tomates inmaduros a temperatura ambiente para que maduren de forma natural.  

- También puede conservar los tomates cherry maduros a temperatura ambiente, pero si opta por un almacenamiento a largo plazo, también puede refrigerarlos o congelarlos. 

- Cuando se trata de tomates cherry demasiado maduros, es mejor consumirlos inmediatamente porque tienden a estropearse más rápidamente. 

- Mantenga los tomates cherry alejados de los productos con gas etileno, como las manzanas, los plátanos y los aguacates, para evitar su maduración prematura. 

- Utilice siempre los tomates más viejos antes que los más nuevos para asegurarse de consumirlos mientras aún están frescos.