Ir al contenido

7 señales que indican que los espárragos están en mal estado o ya no son frescos 

7 señales que indican que tus espárragos están malos o ya no están frescos

Sharing is caring!

La primavera ha llegado y, con ella, algunas verduras coloridas y saludables que están esperando a que las cojas de las estanterías de tu tienda de comestibles o mercado de agricultores local. 

Una de las principales estrellas de esta época del año es sin duda una verdura verde conocida como espárrago. 

Pero al igual que ocurre con cualquier otro tipo de verdura o alimento en general, los espárragos no duran para siempre y necesitan una manipulación adecuada. Lo complicado es que no tienen una fecha de caducidad concreta.  

Para evitar posibles problemas desagradables por consumir alimentos en mal estado, es importante saber cómo saber si los espárragos están malos y en este artículo se analizan los principales signos de espárragos en mal estado. 

1. Las puntas se vuelven verde oscuro o negras

Cuando recoja espárragos frescos, aparecerán en su bonito color verde y eso cuenta para la mayoría de sus partes, incluidas las puntas que, por cierto, se consideran su mejor parte. 

Sin embargo, esas puntas a veces pueden volverse de un color más oscuro o incluso negro hasta cierto punto. 

Esto puede ocurrir por diversos motivos, como la genética de la planta y el proceso de recolección, pero la razón más común son los factores medioambientales. 

En realidad, esto significa que el espárrago ha estado expuesto a algunas condiciones externas no deseadas, como demasiada luz solar o incluso temperaturas más frías, es decir, malas condiciones de almacenamiento. 

Si esto ocurre, las puntas de los espárragos se estropean y ya no son aptas para el consumo. 

En realidad, las puntas son las primeras víctimas del deterioro, por lo que se pueden cortar y utilizar otras partes de la verdura, por supuesto, si la decoloración se limita sólo a esa parte. 

2. Sus tallos de espárrago se están poniendo flácidos

espárragos verdes

A primera vista, todo está bien y piensas que puedes disfrutar libremente de tus espárragos como quieras. 

Pero una vez que lo tocas, notas que algo no va bien, es decir, que tus espárragos están blandos al tacto. 

¿Por qué ha ocurrido esto y qué se puede hacer? En primer lugar, los espárragos flácidos son principalmente consecuencia de unas malas condiciones de almacenamiento. En concreto, los espárragos deben conservarse en el frigorífico, idealmente a una temperatura de entre 0°C y 2°C (32°F y 36°F).

Si la temperatura es demasiado alta o demasiado baja, los espárragos pierden humedad y se ponen blandos. Además, si están expuestos al aire durante demasiado tiempo, sobre todo en un ambiente seco, también se pondrán flácidos. 

Por último, los espárragos son un alimento perecedero y pierden humedad a medida que envejecen, por lo que se vuelven blandos y esa es otra causa. 

¿Qué se puede hacer? ¿Puedes consumir espárragos verdes? Bueno, consumir espárragos flácidos no perjudicará tu salud, pero tendrán un sabor desagradable, por lo que no te recomiendo que los comas crudos. 

Lo mejor que puedes hacer es cocerlo o incorporarlo a la sopa o al guiso, y también puedes asarlo si te gusta así. 

3. Los tallos de los espárragos empiezan a arrugarse

Vi arrugas en los espárragos muchas veces y en realidad es un proceso natural que ocurre cuando no los consumes en el momento adecuado. 

Así que se puede concluir fácilmente que la causa principal de los espárragos arrugados es su proceso natural de envejecimiento. 

Sin embargo, al igual que ocurre con los espárragos flácidos, las malas condiciones de almacenamiento y el exceso de aire también pueden hacer que se arruguen. 

Y también puede encontrar espárragos arrugados al comprarlos porque se han manipulado mal durante el transporte o el almacenamiento, o se han congelado y descongelado incorrectamente (debido a que el contenido de agua se expande y contrae durante el proceso).

Afortunadamente, los espárragos arrugados no son del todo inútiles. 

Yo evitaría la cocción al vapor porque tienden a ablandarse demasiado para poder disfrutarlas en ese proceso.

Además, no te recomendaría comerlas crudas, pero sí que puedes incorporarlas a algunos platos como sopas o caldos e incluso asarlas.

4. El espárrago amarillo no es un buen espárrago

espárragos amarillos

Aunque puedas pensar que los espárragos amarillos son algo natural porque, después de todo, hay muchas frutas y verduras amarillas, tengo que decepcionarte porque este color no es un buen indicador. 

Los espárragos pueden ponerse amarillos por varias razones y una de ellas es la cocción excesiva. Sin embargo, eso no es un problema porque no pondrá en peligro tu salud, aunque sí puede hacerlo con tus papilas gustativas. 

Pero los espárragos amarillos pueden ser consecuencia directa de una enfermedad o de daños graves. Las plagas pueden causar daños y todos sabemos lo que el consumo de esas desagradables criaturas puede hacernos.  

Aparte de eso, la enfermedad fúngica también puede causar manchas amarillas en la hortaliza. 

Por lo tanto, si observa que su verdura favorita está amarilla o tiene manchas amarillas en la superficie, lo mejor es tirarla a la basura para estar seguro. 

5. El moho siempre es una mala señal

Cuando lea este tipo de artículos, es muy probable que se fije en una parte que diga moho. Moho en los alimentos es probablemente el mayor signo de deterioro en general y los espárragos no son una excepción. 

Hay algunos factores que contribuyen al crecimiento de moho en los espárragos. En primer lugar, todos los espárragos se enmohecen al cabo de un tiempo, por lo que es importante consumirlos lo antes posible si no quieres tirarlos a la basura. 

Además, el moho puede aparecer debido a unas malas condiciones de almacenamiento, es decir, si los espárragos están expuestos a demasiada humedad, lo que crea un entorno adecuado para el crecimiento del moho. 

Por último, los daños en cualquier parte del espárrago pueden aumentar el riesgo de crecimiento de moho. Concretamente, cuando los espárragos se dañan o se cortan, su carne interna libera humedad y queda expuesta al aire, lo que puede ser ideal para la aparición de moho. 

En definitiva, independientemente de cómo se haya producido el crecimiento del moho, lo mejor que puedes hacer es deshacerte de los espárragos mohosos, ya que el moho puede producir toxinas que pueden ser perjudiciales para la salud. 

6. El olor es algo extraño

comida de espárragos

Además del moho, el mal olor también es uno de los principales indicadores de deterioro de muchos tipos de verduras, como por ejemplo calabazay para nuestros espárragos, por supuesto. 

El mal olor está relacionado principalmente con otros signos de deterioro mencionados anteriormente, es decir, cuando los espárragos se enmohecen o se decoloran, es probable que adquieran mal olor. 

Hay que saber que los espárragos frescos tienen principalmente un olor algo neutro, con un aroma ligeramente dulce y un toque de hierba. 

Sin embargo, una vez que se echa a perder, adquiere un olor a humedad o moho, que a menudo es un signo de crecimiento de moho o bacterias. Y todos sabemos lo tóxicos que pueden ser el moho y las bacterias para el organismo. 

Por lo tanto, si percibe algún mal olor al consumir espárragos, es esencial que se deshaga de él inmediatamente porque no querrá sufrir una intoxicación alimentaria o algún tipo de enfermedad transmitida por los alimentos. 

7. El sabor no es el esperado

Por último, si no está seguro de estos signos de deterioro explicados anteriormente, puede probar un bocado de sus espárragos y concluir si están malos o no.

Una vez que lo muerdes, si tiene un sabor ligeramente dulce y a nuez, puedes tragarlo libremente y seguir disfrutando del resto si quieres. 

Sin embargo, si tiene algún sabor desagradable, no te recomiendo que sigas comiéndolo. 

En concreto, los espárragos pueden desarrollar un sabor agrio y ácido si han estado expuestos al aire y la humedad durante demasiado tiempo debido al moho que puede desarrollarse con facilidad. 

Aparte de eso, si se ha almacenado a una temperatura demasiado alta, puede empezar a fermentar y producir un sabor amargo o ácido. 

Aunque el riesgo de problemas de salud depende de la fase en que se encuentren estos procesos, lo mejor es desechar los espárragos si nota algún sabor extraño para estar 100% sano y salvo. 

La mejor manera de no acabar con espárragos en mal estado: Elija los adecuados

espárragos

Ahora ya sabe cuáles son los principales síntomas de los espárragos en mal estado, pero ¿no es lo ideal evitar acabar en esta situación? Pues sí que lo es, y la mejor forma de conseguirlo es, en primer lugar, elegir buenos espárragos. 

Así que aquí tienes algunos consejos para hacerlo bien. 

- Fíjese primero en las puntas porque son la parte más valiosa de los espárragos; asegúrese de que estén firmes y sin marchitar.

- Además, en el caso de los espárragos frescos, las puntas deben estar bien cerradas, así que preste atención a eso también. 

- Acerque la nariz a los espárragos para determinar su olor, ya que los espárragos pasados de fecha se vuelven malolientes rápidamente. 

- Fíjese en los tallos; si están gordos y firmes, puede empezar. 

- Asegúrese de que el color de los espárragos no esté descolorido; el color de los espárragos frescos debe ser verde brillante. 

- Busque los espárragos que estén refrigerados, es decir, almacenados en un lugar frío, o los que estén en posición vertical en agua fría y fresca. 

- Intente encontrar tallos del mismo tamaño o, si compra en el mercado agrícola, pida al vendedor que le reúna un manojo de tallos del mismo tamaño. 

- Por último, compre espárragos en temporada (los meses de mayor consumo son abril y mayo) para obtener la versión más fresca y a mejor precio. 

¿Cuál es la mejor forma de conservar los espárragos para evitar que se estropeen?

manojo de espárragos

Una vez comprados los espárragos frescos, hay que conservarlos adecuadamente para que se mantengan frescos. La mejor forma de conservar los espárragos es refrigerarlos. Puedes refrigerar los espárragos frescos y los cocidos. A continuación te muestro cómo hacerlo en ambas situaciones.

Espárragos frescos

En primer lugar, debe saber que los espárragos, a diferencia de otros alimentos como los uvas, le gusta un ambiente húmedo. En eso se basa el correcto almacenamiento de este alimento. Partiendo de este hecho, existen 2 formas de conservar los espárragos frescos en el frigorífico.

1. Toalla de papel húmeda: En primer lugar, el manojo de espárragos viene con una goma elástica. No la quite porque le ayudará a sujetar los turiones.

En segundo lugar, como es bueno que los espárragos estén en un ambiente húmedo, lo mejor es dejarlos en una bolsa de plástico semiabierta. Ahora, puedes envolver los tallos de espárragos en una toalla de papel húmeda y meterlos en la nevera.

Esta es una forma excelente de conservar los espárragos en el frigorífico durante aproximadamente una semana. Pero hay una forma aún mejor de conservarlos, que te explico a continuación.

2. Un vaso de agua: Una forma aún mejor de conservar los espárragos en la nevera es ponerlos en un vaso con un centímetro de agua. También puedes colocarlos en un tarro o recipiente hermético y verter en él un poco de agua solo para llenar el fondo.

Basta con cortar primero la parte inferior de los tallos. 

Una vez hecho esto, coloca los espárragos en posición vertical en el recipiente y cubre sin apretar la parte superior de los tallos con una bolsa de plástico o de congelación. No la cierres del todo, porque la verdura sigue necesitando cierta circulación de aire para mantenerse fresca. 

Comprueba el agua con frecuencia y cámbiala si se enturbia. 

Si haces todo esto, tus espárragos se mantendrán frescos en la nevera aún más tiempo, es decir, durante unas 2 semanas.

Espárragos cocidos

También puedes refrigerar los espárragos cocidos. Para hacerlo correctamente, asegúrate de no cocerlos en agua hirviendo. Para que los espárragos cocidos conserven su textura crujiente, escáldalos. También puedes asarlos o cocerlos al vapor.

Una vez bien cocido, déjelo enfriar a temperatura ambiente durante hasta 2 horas. Transcurrido ese tiempo, debe transferir los espárragos a un recipiente hermético o a un tarro de cristal que debe cerrarse herméticamente.

Por último, puedes guardar el recipiente o el tarro en el frigorífico y tus espárragos cocidos se podrán comer durante los 3-4 días siguientes. 

También puedes congelar tus espárragos cocidos y ese proceso es de lo más sencillo. Solo tienes que dividirlos en porciones del tamaño de una comida, transferir cada parte a su recipiente hermético y meter el recipiente en el congelador.

¿Cuánto duran los espárragos según las condiciones de almacenamiento?

No existe una fecha exacta de caducidad de los espárragos. El plazo de conservación de los espárragos depende principalmente de la forma en que los almacenes. También depende del estado en que se encontraban cuando los compraste.

Pero, en este caso, supondremos que ha comprado espárragos en buen estado y los ha almacenado siguiendo las normas explicadas anteriormente. 

Basándose en ello, a continuación se presenta la tabla que representa la vida útil de los espárragos en diversas condiciones. 

asparugus